Cómo gestionar los pagos en comercio electrónico

La gestión de los pagos es, sin duda, uno de los aspectos más importantes para los negocios que se dedican al comercio electrónico. En apariencia puede resultar que no es muy difícil de implementar y de controlar, pero hay algunos temas que deberíamos tener en cuenta para evitarnos complicaciones en nuestras tiendas onlie.

Las formas más habituales para realizar una compra en comercio electrónico son el pago con tarjeta de débito/crédito, Paypal, la transferencia bancaria o el contrarreembolso. Adicionalmente, existen otras alternativas menos utilizadas en España como SafetyPay, Moneybookers o Paysafecard.

De estas formas de pago más utilizadas, la TPV Virtual es la que puede generar más dudas e inconvenientes a compradores y vendedores. Pero, ¿por qué? Pues bien, cuando el usuario  va a realizar una compra en la tienda online introduce los datos de identificación de la tarjeta, la fecha de caducidad y el código de validación que está situado en el reverso de la tarjeta.

* Imagen obtenido del Libro Blanco de Comercio Electrónico 2012

La principal ventaja que tiene este sistema es que el vendedor no conoce en ningún instante los datos de la tarjeta  del cliente, puesto que todo el proceso se realiza en los servidores seguros del banco. Sin embargo, el handicap que tiene es que la tarjeta haya podido ser sustraída y se cometa un fraude por robo de los datos del titular legítimo de la tarjeta. En el caso que se diera esta circunstancia, y fuera denunciado por el titular, los gastos que se originaran en la anulación de la compra serían abonados por el comercio.

Para evitar este posible fraude, una de las formas que actualmente existen es el sistema 3D Secure que garantiza que el cliente que está usando la tarjeta de débito/crédito sea realmente el titular de la misma. Lo que se hace es poner en contacto al cliente con el banco y autentificar el pago mediante el PIN adicional de validación de la transacción (mejor que coincida con el que utiliza el usuario en cajeros automáticos), el uso de autentificación vía SMS que llega al usuario o el uso de físicas de coordenadas para la validación de una compra.

Con el sistema 3D Secure sería el banco el que, en caso de fraude, asumiría el coste que conllevara la operación. El pero, que la implantación del sistema ha provocado importantes caídas en el ratio de conversión de visitas a ventas.

Como puedes comprobar, implementar las formas de pago en una tienda online conlleva tener que tomar una serie de decisiones que no son tan fáciles como nos prodríamos imaginar en un principio.

REGÍSTRATE GRATIS EN SOCIAL IDEA

Podrás darte de baja cuando te apetezca. 100% libre de spam